Close

MEDITACIÓN

Nuestras meditaciones son ejercicios auténticos del linaje Karma Kagyu y han pasado de una generación a otra durante aproximadamente 900 años. En los Centros del Camino del Diamante aprendemos estas meditaciones y las practicamos juntos.

En el budismo, meditación significa “permanecer sin esfuerzo en lo que es”. Este estado se puede lograr calmando y enfocando la mente, mediante el trabajo con las energías internas o meditando en formas búdicas de energía y luz.  Uno reconoce sus sentimientos perturbadores, como la ira, el orgullo o los celos, se aleja de ellos y puede disolverlos. La meditación ayuda a ser útil a otros a través del desarrollo de la compasión y la sabiduría.

En las meditaciones del  Camino del Diamante, nos reconocemos en las cualidades perfectas de un Buda, la ausencia de miedo, la alegría y la compasión activa; hasta que nos damos cuenta que esas cualidades son inherentes a nosotros.

Al darse una identificación total con la perfección de la mente se aprietan un sinnúmero de “botones de la Iluminación” en el inconsciente, por lo que el Camino del Diamante es un camino muy rápido para reconocer la naturaleza de la mente. Cuando ya podamos mantener esta visión en la meditación y en la vida diaria, habremos llegado a la meta del Camino del Diamante, la realización del Mahamudra (sánscrito «Gran Sello», Tibetano «Chag chen»), esto es, el estado de la mente en el que todos los conceptos se desvanecen en el momento en que emergen y el que se vuelve natural liberarse de todos los procesos dualistas. El Mahamudra, o Gran Sello, es el estado en el que nos damos cuenta de que todo es espacio claro e ilimitado y que eso es lo único real.

MEDITACIÓN EN EL DECIMOSEXTO KARMAPA

Esta meditación es la pieza central de todas las meditaciones de los Centros del Camino del Diamante. Esta práctica fue escrita por el Decimosexto Karmapa Rangjung Rigpe Dorje como herramienta útil e integral para desarrollar el potencial de la mente. El Karmapa se la dio a Lama Ole y Hannah específicamente para los estudiantes occidentales, el núcleo de esta práctica es la adopción de las cualidades iluminadas del maestro y llevar la experiencia de la meditación a la vida diaria.

Se realiza en todos los Centros del Camino del Diamante y es especialmente adecuada para los nuevos visitantes que desean conocer nuestros métodos.

PRÁCTICAS PRELIMINARES O NGÖNDRO

También se conocen como ejercicio preparatorios para el Gran Sello (Mahamudra) porque proporcionan la base para la experiencia del espacio y la alegría. Así como nuestras perturbaciones se crean repitiendo costumbres y conceptos que nos traen dolor, el antídoto es la repetición de las prácticas liberadoras. Mediante éstas se eliminan los velos que nos impiden vivir la naturaleza de nuestra mente, y aparecen la firmeza y la fuerza. Las más de cien mil repeticiones de cada una de las prácticas apuntan directamente a la esencia de nuestra mente.

El inicio se hace con la Meditación del Refugio de la que se efectúan 11.111 repeticiones para luego empezar con las que originalmente conforman el Ngöndro:

– Meditación del Refugio y la Actitud Iluminada (Postraciones)

– Meditación en Mente de Diamante

– Ofrendas del Mándala

– Meditación en el Lama (Guru Yoga)

Estas meditaciones son realizadas por las personas que luego de chequear, han elegido al Budismo del Camino del Diamante como su ruta espiritual.