scripts

BUDISMO

ILUMINACIÓN DEL BUDA

Banner

Después de seis años de aprendizaje y meditación en las llanuras del norte de la India, maduraron las promesas que había formulado el príncipe Siddharta en incontables vidas:meditar hasta reconocer la esencia de la mente para beneficio de todos. Para este fin se fue a un lugar que hoy se llama Bodhgaya y está ubicado en el norte de la India.

Cuando el Buda llegó a Bodhgaya, se sentó bajo un frondoso árbol con la fuerte decisión de meditar hasta alcanzar la meta y poder beneficiar así a todos los seres. Después de seis días y seis noches ricos en experiencias sublimes, en la séptima mañana obtuvo la Iluminación: cuando tenia 35 años en un instante se desvanecieron los últimos velos de los conceptos fijos en su mente y pudo estar en el aquí y el ahora. Pasado, presente y futuro se fundieron en un estado radiante de deleite que lo contenía todo. Se convirtió en conciencia radiante. Con cada célula lo conocía todo y era todo.

Durante las primeras siete semanas después de su realización permaneció el Buda sentado bajo el árbol. Seguramente para que su cuerpo se acostumbrara a las inmensas corrientes de energía de la iluminación. En este tiempo lo visitaron, sobre todo, muchos dioses que obtuvieron su bendición y tomaron refugio en él. Como también les sucedió más tarde a los seres humanos más talentosos, ellos no lo percibieron como un hombre, sino como un espejo de su propia naturaleza búdica. Gracias a su ejemplo pudieron ellos dirigir sus valores hacia lo que realmente es confiable.

Fragmentos de Las Cosas como son, Lama Ole Nydahl

Volver a Buda / Ir a Caminos budistas