scripts

EL LINAJE KARMA KAGYU

MEDITACIÓN

Banner

En el budismo, meditación significa “permanecer sin esfuerzo en lo que es”. Este estado se puede lograr calmando y enfocando la mente, mediante el trabajo con las energías internas o meditando en formas búdicas de energía y luz.

Pero el método más eficaz es la identificación con la propia naturaleza búdica, no sólo durante la práctica meditativa, sino también después de ésta, tal como se enseña en el Camino del Diamante. Se trata de, en primer lugar, traer la mente a un estado de paz en el que no esté perturbada, de allí, se pasa a un estado de intuición, de conocimiento, de visión clara, de inspiración innata de la cual surgen cualidades especiales. Luego, si uno tiene la suerte de encontrar a un maestro o maestra que tenga la visión del Mahamudra, lo puede unificar todo y permanecer en ello siempre.

Al darse una identificación total con la perfección inherente de la mente se aprietan un sinnúmero de “botones de la iluminación” en el inconsciente, por lo que el Camino del Diamante es un camino muy rápido para reconocer la  naturaleza de la mente. Cuando ya podamos mantener esta visión en la meditación y en la vida diaria habremos llegado a la meta del Camino del Diamante, la realización del Mahamudra, esto es, el estado de la mente en el que todos los conceptos se desvanecen en el momento en que emergen y el que  se vuelve natural liberarse de todos los procesos dualistas.  El Mahamudra, o Gran Sello, es el estado en el que nos damos cuenta de que todo es espacio claro e ilimitado y que eso es lo único real.